LA EDUCACIÓN ZAPATISTA Y LA UNIVERSIDAD DE LA TIERRA

LA EDUCACIÓN ZAPATISTA Y UNA NUEVA SOCIEDAD COLECTIVA

La educación zapatista busca rescatar tradiciones históricas profundas, como la afincada en tradiciones como la maya, donde, como cuenta la historiadora Ana Luisa Izquierdo, “se inculcaba al niño un profundo sentimiento de que el ideal moral más elevado era responder a los intereses y necesidades propios de la colectividad”. Solidaridad comunitaria, obediencia (a los mayores) y piedad eran las virtudes básicas que conducían la vida de niños, jóvenes y adultos, ya fueran hombres o mujeres. Al contrario,  palabras asociadas a individualismo, impiedad, soberbia, codicia y envidia eran actitudes que constantemente aparecen reprobadas en los textos antiguos como miserias causantes de la ruina de los pueblos, según señala Izquierdo.

ez1

Carlos Lenkersdorf, un lingüista mexicano radicado hace muchos años en las comunidades mayas-tojolabal en Chiapas, cuenta que un día durante un curso de preparación de maestros, los jóvenes alumnos tojolabanes le pidieron un examen. Esto le sorprendió mucho, ya que la educación de aquellos lares se basa en el diálogo y nunca incluye exámenes. De todas formas, los maestros accedieron a la propuesta. Cuando llegó la hora del examen, los “alumnos” comenzaron a resolverlo grupalmente. Se les explicó que los exámenes se realizan individualmente, y los jóvenes respondieron: “aquí somos veiticinco cabezas que, por supuesto, pensamos mejor que una sola ¿Qué solución de problema se produciría si cada comunero se separase de sus vecinos y compañeros y fuera a su casa a resolver el problema a solas? Nosotros no entramos en competencia los unos con los otros. Los problemas en la vida real son tales que requieren la mejor solución y para esta se recomienda la presencia de la comunidad reunida y no del individuo aislado”.

LA UNIVERSIDAD DE LA TIERRA

Tres años después del “Levantamiento Zapatista”, las comunidades indígenas de Oaxaca -Estado vecino de Chiapas- identifican a la escuela como el principal instrumento del Estado para destruir los pueblos indios. Acto seguido, y no sin mediar escándalo, las escuelas de Oaxaca son cerradas. Ante la pregunta de que hacer con los jóvenes que ya han aprendido de sus comunidades y quieren seguir aprendiendo, es que nace la Universidad de la Tierra (2002), coronando el proyecto educativo autónomo de las comunidades indígenas del sur mexicano.

ez2

En esta institucion no hay profesores, ni títulos, ni alumnos, ni currículums, y se estudian cuestiones como “Agroecología”, “Hidrotopografía” y “Arquitectura Vernácula”. “Sus instalaciones son austeras: una pequeña recepción, un despacho multiusos y un patio con una mesa de reuniones en el centro es lo primero que puede ver el visitante nada más entrar. A un lado del patio se atisba la presencia de una biblioteca y detrás lo que parece ser pequeñas habitaciones. Cualquier parecido con una Universidad al uso es pura coincidencia”, cuenta el suertudo madrileño que pudo conocer esta experiencia educativa, Jon Igelmo Zaldívar.

Lo que hace la Universidad de la Tierra (UT) es conectar a una persona que sabe con otra que quiere aprender. Si alguien quiere aprender “abogacía agraria”, entonces la UT busca quien maneja el oficio y el aprendiz puede llegar a vivir con esa persona para aprender los ritmos y detalles que conllevan la vida de dicha ocupación. Como aquí no hay alumnos ni maestros, nadie obligará o impondrá al “estudiante” lo que debe hacer. Además, la UT posee un centro para el desarrollo de tecnologías alternativas, y está compenetrada con el proyecto político de sus comunidades.

https://www.youtube.com/watch?v=2AHnJ3w40HE

Un nodo perteneciente a la red de la UT, es el CIDECI de San Cristóbal de las Casas (Chiapas), donde se celebra el Festival Internacional de la Digna Rabia. El Centro cuenta con cerca de diez construcciones y, literalmente, se trata de un proyecto que no para de crecer.  Es visitado por pensadores como Immanuel Wallerstein, Pablo González Casanova y Boaventura de Sousa Santos. Se estudia acerca de la ecología de saberes, estudios y prácticas sobre Adisciplinariedad y, el 2007, el Centro de Producción de Biotecnología dio inicio a sus funciones.

ez3

APRENDER A CAMBIAR EL MUNDO

La Universidad de la Tierra no entrega títulos ¿Para qué sirve una universidad que no certifica valor para el mundo laboral? En las escuelas zapatistas los alumnos reclaman resolver “comunitariamente” las pruebas ¿Estarán usando argumentos políticos para hacer trampa? ¿De qué clase de educación estamos hablando?

Si en Chile, tras años de movilizaciones por la educación pública ya es patente que, para abordar la pregunta acerca de ‘qué educación queremos’, es prioridad responder ‘qué sociedad queremos construir’, para los zapatistas -que postulan que lo central no es conquistar el mundo, sino que “hacer uno nuevo”- la premisa no puede ser menos que vital e imprescindible: la educación es un hecho político y social funcional a los intereses de quienes conforman una sociedad dada. Ni los títulos universitarios, ni la resolución individual de pruebas son relevantes el proyecto societal del EZLN.

ez4

10896852_923434784335017_4678588495193396527_n

*Si quieres saber más sobre los zapatistas y su educación, puedes revisar la siguiente bibliografía:

– Carlos Lankerdorf (2002): Filosofar en clave Tojolobal (México DF: Miguel Ángel Porrúa).

Apóyame con tu comentario ;)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s